Avenida de mayo, ícono de Buenos Aires

La Avenida de Mayo, situada en el barrio porteño de Monserrat, fue el primer bulevar que tuvo la Ciudad de Buenos Aires y la columna vertebral del centro histórico y cívico. Nació opulenta y majestuosa y se transformó con el tiempo en símbolo de las relaciones argentino–españolas, y en escenario de todas las manifestaciones sociales porteñas. Fue la primera avenida de la República y de toda Sudamérica. Comienza en la calle Bolívar y su trazo de este a oeste corre entre las laterales Hipólito Yrigoyen y Avenida Rivadavia. De esta manera conecta la histórica Plaza de Mayo con la Plaza del Congreso en una extensión de unas diez cuadras.

Se inauguró en 1894 con el pretexto de que sirviese de pulmón de la población que se concentraba dentro del sector central de la urbe y fuera además la vidriera de presentación de la ciudad al mundo. Su planeamiento fue muy debatido y resistido pues requirió la expropiación y demolición de construcciones pertenecientes a la alta sociedad, además de considerarse sumamente costoso. Su realización se inspiró en los bulevares de París, pero la caudalosa vertiente inmigratoria española tipificó su carácter hispánico al poblarse de teatros de zarzuelas, cafés similares a los de Madrid, ateneos, asociaciones literarias y peñas formadas por ellos, influyendo en su arquitectura, razón por la cual se la suele comparar con la Gran Vía madrileña. Se convirtió en el grandioso escenario de la vida pública de principios del siglo XX y los frentes de sus sofisticados edificios de estilo art nouveau, neoclásico y ecléctico constituyeron el magnífico marco de recepción de los ilustres visitantes extranjeros. Es tal vez el mejor ejemplo urbano de la prosperidad de la Argentina de principios del siglo XX: debajo de ella circula el primer subterráneo (metro) que hubo en el Hemisferio Sur. Por tratarse de la vía que une al Congreso de la Nación Argentina con la Casa Rosada, sede del poder ejecutivo, es la ruta obligada de los electos presidentes de la Nación los días de las asunciones, y el lugar predilecto para los desfiles de protesta o para la realización de las celebraciones durante las fechas patrias.

La Avenida de Mayo invita a caminar por sus amplias veredas: se trata de un conjunto edilicio único, con edificios emblemáticos, muchos de ellos institucionales, de magníficas características arquitectónicas. Su ubicación y su trazado, además, la definen como una de las avenidas más bellas e importantes de la ciudad.

Sitios de interés:

1. Plaza de Mayo
Balcarce, Rivadavia, Bolívar, Hipólito Yrigoyen
Junto con la segunda fundación de Buenos Aires, en 1580, Juan de Garay decidió la ubicación de la Plaza Mayor, la actual de Mayo. En 1810 fue escenario de la Revolución de Mayo, inicio de la independencia argentina; en 1816, fue donde se juró la declaración de independencia y en 1860 la Constitución Nacional; durante la dictadura, a partir de 1977, fue el lugar de reunión de las Madres de Plaza de Mayo, que reclamaban la aparición de sus hijos secuestrados por la dictadura militar. Hoy sigue siendo el punto de concentración de toda manifestación social.

2. Casa de Gobierno (Casa Rosada)
Balcarce 50
Desde la Primera Junta de 1810, en estos terrenos se levanta la sede del Gobierno nacional, pero el edificio actual se terminó en 1884. El presidente Sarmiento (1868-1874) fue quien decidió pintar de rosado la casa de gobierno. Sobre Rivadavia está la entrada presidencial; en el contrafrente pueden observarse los restos de la antigua aduana; sobre Yrigoyen está la entrada del museo de la Casa Rosada.

3. Banco de la Nación Argentina
Av. Rivadavia y 25 de Mayo
El monumental edificio del Banco de la Nación, obra del Arq. Alejandro Bustillo, fue construido entre 1938 y 1952. Se destacan sus enormes puertas corredizas de acero y el salón central del edificio. Se trata de una gigantesca caja blindada de 50 metros de lado por 4 metros de alto, a prueba de bombas e inundable en caso de incendio con 11.290 cajas de seguridad.

4. Catedral Metropolitana,
Rivadavia y San Martín
La primera catedral de Buenos Aires se levantó en 1622 en este mismo terreno. El edificio actual, luego de un siglo y medio de obras, se terminó en 1822. En su interior hay cuadros y esculturas de, sobre todo, artistas italianos. En un mausoleo descansan los restos del General José de San Martín, uno de los héroes de la Independencia.

5. Cabildo
Bolivar 65
En tiempos de la colonia era la institución que representaba los intereses locales. La construcción actual se comenzó a principios del siglo XVIII, pero sufrió muchas modificaciones hasta la actualidad. En 1810 fue el centro de los acontecimientos que dieron lugar a la Primera Junta de Gobierno y a la posterior declaración de Independencia. En su interior funciona el Museo del Cabildo y de la Revolución de Mayo.

6. Pasaje Roverano
Avenida de Mayo 506
Este pasaje –que lleva el nombre de su primer propietario– fue construido en 1878, pero debió ser remodelado cuando se abrió Avenida de Mayo. Los materiales y la mano de obra son excelentes, como se ve en los vitrales, en las vidrieras curvas y en las originales carpinterías de bronce de los locales del pasaje. Une la Avenida de Mayo con Hipólito Irigoyen y es la única casa que tiene una entrada particular a la línea A de Subterráneos (estación Perú).

7. Palacio de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Avenida de Mayo 525
Este edificio –construido entre 1891 y 1902– es obra del arquitecto italiano Giovanni Cagnoni. Su estilo corresponde al academicismo francés, con elementos italianizantes. En su interior se pueden ver dos grandes óleos: “Preparativos de salida”, de Benito Quinquela Martín, y “La Fundación de Buenos Aires”, de José Moreno Carbonero.

8. Casa de la Cultura (Ex Diario La Prensa)
Av. de Mayo 575
Por sus características técnicas y artísticas, el edificio de la Casa de la Cultura es el ejemplo más emblemático de la Avenida de Mayo. El proyecto estuvo a cargo de los arquitectos Hainza y Agote y el edificio se inauguró en 1898 como sede del diario La Prensa. Su complejo diseño involucró a profesionales, artistas y técnicos nacionales y extranjeros. Actualmente, aloja al Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y constituye un importante espacio cultural en el cual se desarrollan exposiciones, conferencias, congresos, conciertos, espectáculos infantiles y de danza, clases de tango y visitas guiadas.

9. Confitería London City
Avenida de Mayo 599
“El London” se inauguró en 1954 y desde entonces lo visitan políticos, artistas y empleados que trabajan en el centro. En sus mesas, el escritor argentino Julio Cortázar escribió su novela Los Premios que en la primera página dice “Era en el London de Perú y Avenida”.

10. Café Tortoni
Avenida de Mayo 825
Fundado en 1858 por un inmigrante francés, es el café más antiguo de Buenos Aires. En 1898 se abrió la magnífica puerta sobre Avenida de Mayo. La fachada es obra del arquitecto Alejandro Christophersen. Dos décadas más tarde, el Tortoni ya era centro de reunión de la intelectualidad porteña. En el interior del café, cuadros, poemas y bustos dan cuenta de su historia. En el Tortoni se presentan espectáculos de jazz y de tango; al fondo se puede jugar al pool. En su menú subsisten algunas bebidas en extinción, como la leche merengada.

11. Teatro Avenida
Avenida de Mayo 1212
Se inauguró en 1908 con una obra de Lope de Vega. Las zarzuelas del Avenida fueron un clásico en Buenos Aires hasta que, por un incendio, el teatro se cerró en 1979. La reapertura fue en 1994, con la presentación del cantante español Plácido Domingo. Actualmente, este teatro conserva su tradición dramática española.

12. Bar Los 36 billares
Avenida de Mayo 1265
Inaugurado en 1894, “Los 36” es uno de los bares más tradicionales de Buenos Aires y uno de los centros más importantes de billar de todo el país. Además de mesas de billar, cuenta con mesas tiene de pool y de snooker.

13. Antiguo Hotel Majestic
Avenida de Mayo 1317
Obra de los arquitectos Federico Collivadino e Ítalo Benedetti, se terminó de construir en el año 1909. El hotel alojó muchos huéspedes ilustres, como Nijinsky y Le Corbusier. Actualmente funciona una sucursal de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y es sede del museo del organismo, donde se exhiben desde instrumentos para fabricar alcohol hasta un baúl que se usaba para recaudar impuestos en el siglo XIX.

14. Edificio ex-diario Crítica
Avenida de Mayo 1333
Fue la sede del popular diario Crítica, propiedad de Natalio Botana. La obra fue dirigida por los arquitectos húngaros Gyorgy y Andrés Kalnay. Su fachada presenta elementos del estilo art-decó. En el ex diario Crítica, que tuvo sus años de esplendor entre 1920 y 1930, colaboraron Raúl González Tuñón, Roberto Arlt, Jorge L. Borges, Ulyses Petit de Murat y Florencio Escardó. Actualmente aloja oficinas de la Policía Federal.

15. Edificio Barolo
Avenida de Mayo 1370
El Palacio Barolo fue construido por el arquitecto italiano Mario Palanti para Luis Barolo, un poderoso empresario textil. Inaugurado en 1923, fue el edificio más alto de la Ciudad de Buenos Aires hasta la construcción del Kavanagh en 1935. Cada piso tiene un diseño distinto y la cúpula central está a la altura de un piso 24. Desde hace muchos años, es un edificio de oficinas. En su cúpula hay un faro de 300.000 bujías que se usaba para difundir noticias. Palanti era un estudioso del Dante Alighieri; el edificio, de estilo neogótico romántico, está lleno de analogías y referencias a la Divina Comedia. La planta del edificio está construida en base a la sección áurea y al número de oro. Como la Comedia, el Palacio está dividido en tres partes: Infierno, Purgatorio y Cielo. El faro representa los nueve coros angelicales. Sobre el faro está la constelación de la Cruz del Sur, que se ve alineada con el eje del Barolo en los primeros días de junio a las 19:45. La altura del edificio es de cien metros y cien son los cantos de la Divina Comedia. El Palacio Salvo, en Montevideo, es hermano gemelo del Barolo.

16. Edificio La Inmobiliaria
Avenida de Mayo entre Luis Saénz Peña y San José
El edificio lleva el nombre de su primer propietario, una compañía de seguros. La obra es de 1910 y fue proyectada por Luis Broggi. Sus cúpulas rojas y sus líneas generales se consideran dentro del neo-renacentismo. En el último piso se ven estatuas de Venus y Apolo. 

17. Congreso de la Nación
Avenida Entre Ríos entre Hipólito Irigoyen y Rivadavia
Este edificio es la sede del poder legislativo y aloja las cámaras de senadores y de diputados. El proyecto es del arquitecto italiano Víctor Meano, pero tras su muerte la obra fue concluida por Julio Dormal. Se comenzó a construir a fines del siglo XIX, y aunque en uso desde 1906 no se concluyó hasta 1946. El Congreso luce la cúpula más grande de toda la ciudad. 

18. Confitería del Molino
Avenida Rivadavia 1801
Aunque la confitería abrió en 1860, el edificio actual se terminó de construir en 1917. El proyecto, de estilo art nouveau, es del arquitecto italiano Francesco Gianotti. Por su ubicación –frente al Congreso – fue lugar de encuentro de los políticos argentinos. La confitería está cerrada desde 1997.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s