Los restaurantes preferidos por los turistas

La riqueza cultural de un país también se refleja en su comida. Y en la Argentina, esa afirmación parece más cierta aún. En las calles del país –y especialmente de Buenos Aires– comida italiana, francesa, española y peruana, entre otras, se mezclan con las opciones de parrilla autóctona. Y entre los seducidos no están solo los locales. Cada vez más, las propuestas gastronómicas son también una razón de peso para los turistas que nos visitan. Aquí una guía gastronómica nacional, seleccionada con el criterio de los extranjeros.

Siempre vigente. No importa cuanto se sofistique y “moleculice” la cocina moderna, parecería que la carne argentina continuará siempre firme en el ranking de las más buscadas. Es que para los extranjeros, nuestros ojos de bife a punto y nuestras mollejas tiernas y crocantes acompañadas por un buen malbec son algo tan tentador como inhallable en otros puntos del globo. Pero aunque las parrillas son postal común, no todas tienen el mismo éxito. Algunas privilegiadas ya casi rozan la categoría de leyenda.
Podría ser el caso de Don Julio, que desde hace 14 años atrae clientes en la esquina de Guatemala y Gurruchaga. Su dueño, Pablo Rivero, describe la propuesta como “una parrilla de barrio, típica de Buenos Aires”. ¿Qué la distingue entonces? Los factores parecerían conjugarse: un ambiente clásico de bodegón, mozos de carrera siempre atentos al mínimo guiño, cuchillos de asado y uno de los bifes de chorizo más requeridos de la ciudad. Además, la concurrencia, si bien con gran cantidad de extranjeros, jamás dejó de contar con la presencia local, hecho que agrada y tienta más aun a los primeros.

“Aunque los turistas buscan cortes más magros y tiernos; prefieren el lomo y los bifes al asado y el vacío que comen los argentinos”, describe Rivero. Para Sorrel Moseley-Williams, periodista inglesa especializada en gastronomía que vive en Buenos Aires hace cinco años, la experiencia fue similar: “En mis primeros días en la ciudad, cené en Don Julio. Me atendieron tan bien y comí una carne tan increíble que decidí en ese momento que iba a volver seguido”.

Compartiendo estas mieles del éxito palermitano también está La Cabrera, una parrilla donde la presencia de turistas casi supera a la de locales, e incluso ha llegado a las páginas de The New York Times. “Te dan la carne tal cual el extranjero la está esperando: tan tierna que se puede, literalmente, cortar con una cuchara. Ese truco jamás falla y le ha merecido su fama”, apunta Moseley-Williams.

Sin embargo, Palermo no es el único barrio en el que estos restaurantes tienen lista de espera. En San Telmo, el ya famoso Hugo recibe hordas de turistas cada fin de semana en La Brigada. Su decoración, plena de parafernalia deportiva, ofrece unos segundos de contemplación hasta que la estrella del menú se roba toda las miradas: el bife de chorizo. Tiernísimo, suele ser muy bien acompañado por alguna de las espléndidas opciones de vino tinto de la carta. Y entre los postres, el clásico tiramisú también cosecha adeptos.
Otras propuestas. Pero no solo de carne vive el hombre, ni siquiera el turista. A la par de chefs que han regresado al país tras capacitarse en las mejores cocinas del mundo, han surgido propuestas de muy alta y sofisticada gastronomía, que también atraen a los paladares extranjeros.

Por Vicky Guazzone

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s